Puig: «No hay trama, ni financiación irregular ni nadie se ha aprovechado del dinero público»

  • El secretario general de los socialistas valencianos ha dicho en su discurso ante el Comité Nacional del PSPV que no tienen «nada que esconder»
  • El PSPV halla pagos por 400.504 euros a Crespo Gomar pero sin las facturas
  • Donaciones «deficientemente tramitadas» con facturas falsas

«No hay ninguna trama, ni financiación irregular, ni nadie que se haya aprovechado del dinero público». Así de contundente ha sido el secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, en su discurso ante el Comité Nacional del PSPV esta mañana. Puig ha defendido la misma tesis que, según interpreta, sostiene la jueza instructora y ha añadido que los socialistas no tienen «nada que esconder». «Somos un partido honrado que siempre da la cara», ha dicho.

Puig ha sido así de contundente ante 223 miembros de este órgano colegiado del partido, el 64% del total, que finalmente, han aplazado la aprobación de los nuevos estatutos nacionales a propuesta de la Ejecutiva, que quiere «homogeneizar» estos estatutos con los provinciales y los comarcales y aprobarlos conjuntamente. Esa intención había provocado polémica entre los sanchistas que encabeza Mercedes Caballero en la provincia de Valencia.

El secretario general ha afirmado también que la formación que dirige no quiere ser el primer partido de la izquierda en la Comunidad Valenciana, sino «el primer partido valenciano», y lo pueden lograr porque, entre otras cosas, han cumplido la palabra dada. Puig cree que éste es «el mejor momento» del socialismo valenciano de los últimos 23 años, algo que «no es poco, pero no es suficiente», pues queda «casi todo por hacer» y hay que trabajar para que esta legislatura no sea «un paréntesis entre dos nadas».

A falta de 400 días para las elecciones autonómicas de 2019, ha hecho un llamamiento a los militantes a trabajar «pueblo a pueblo y barrio a barrio» para generar confianza y que el PSPV-PSOE consiga «el mayor peso electoral posible», porque el horizonte permite «soñar en que el momento valenciano» tenga un «gran recorrido».

Puig quiere que se trabaje para «aumentar las complicidades» con la sociedad y convencer a «miles y miles de personas que no son del partido, pero que quieren a este país», a que estén con los socialistas para que el cambio progresista sea de «larga duración».

Ha hecho hincapié en que el próximo año va a ser «decisivo» y ha aseverado que se está «en el camino correcto» y que los socialistas pueden salir a la calle «con honestidad» y decir que «el cambio se cumple», a veces «más tardíamente» de lo que quisieran, «pero se cumple».

Como ejemplo de cumplimiento, ha citado la reversión del departamento de salud de La Ribera, la eliminación del copago farmacéutico para casi dos millones de valencianos, el aumento de beneficiarios de las ayudas de la dependencia y de las becas universitarias, o el Plan Edificant.

No ha eludido el polémico asunto de la presunta financiación irregular y tampoco la pérdida del gobierno de Alicante. «Cuando se quiere la regeneración, a veces hay que tomar decisiones dolorosas. No vamos a hacer trampas, como tantas veces ha hecho el PP», ha sentenciado.

El líder del PSPV ha asegurado que el futuro es «esperanzador», de forma que por ejemplo cuando acabe la legislatura la tasa de paro será del 13 %, frente al 23 % que había en 2015, y que el socialismo valenciano «ayuda a pegar la sociedad», a unirla, y no quiere «romper con nadie».

Puig se ha referido asimismo a la falta de inversiones y de financiación autonómica, y ha hecho una advertencia: «No vamos a bajar los brazos, nunca».

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *